Ropa de novios en evolución constante

por | 20 septiembre, 2018

La fecha de nuestra boda es uno de los momentos más especiales que tenemos las personas a lo largo de nuestra vida. Un momento en el que, queramos o no, suele cambiarnos la vida en muchísimas cosas, muchos hábitos, modos y sentimientos que se modifican ante un cambio tan importante. Es por eso que nos preparemos de manera especial para ese momento. Tradicionalmente ellas, la novia, se lleva principalmente las atenciones, las miradas y curiosidad por su vestimenta, pero los novios tienen su hueco también. Cada vez más la confección de un traje a medida se está convirtiendo en norma de cara a estas celebraciones.
Las modas de vestimenta ya las tenemos asumidas en nuestra sociedad pero cada vez más, vemos cambios en la moda de vestimenta en las bodas. Hemos pasado de trajes y vestidos relativamente formales y tradicionales, a ropajes cada vez más atrevidos, con detalles de color y formas diferentes, aunque siempre dentro de estándares formales.
Hay detalles que hoy en día nos parecen tradicionales e imperturbables en el tiempo que no lo eran hace unas décadas, alto tan “normal” como el color blanco de las novias. Este color no era el habitual, ni el estándar a principios del siglo XX. Se habla de la reina María Victoria como iniciadora de dicho color en las ropas de las novias. También las mangas de ellos han sufrido cambios a lo largo de los años, los cuellos y velos son otros detalles que podemos comprobar cómo ha ido cambiando a lo lardo de los años. De trajes de buzo, hemos pasado a imponentes escotes, guantes cortos, posteriormente largos y velos minúsculos, largos y un largo etcétera.


La vestimenta de los novios ha sufrido, quizás, menos cambios. Aparentemente sigue siendo una ropa más sobria que la de las féminas, pero no es exactamente así. Hemos pasado de elegantes chaqués, con largos bajos a trajes con más formas más ceñidas y siguiendo las formas del cuerpo (cuando el cuerpo acompañe claro). Los colores han pasado del sobrio negro, tan clásico como elegante, a grises, azules y hoy en día es habitual ver tonos con reflejos metálicos. Las corbatas han ido cambiando hasta casi desaparecer hace unos años, aunque, de pronto, esta volvió con fuerza la vestimenta de los hombres para esta ceremonia. El sombrero ha desaparecido casi totalmente, aunque en países de la comanwel se sigue manteniendo en ciertas clases sociales como aditamento de clase.
Cómo veis el paso del tiempo es bastante interesante de seguir en las ropas de los novios en nuestra sociedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.